domingo, 17 de mayo de 2009

Análisis Reflexivo de porque debemos quitarnos la mascara



Todo lo que sentimos, pensamos, hablamos u hacemos, repercute en nuestro entorno inmediato, recorre todo el universo y regresa a nosotros. El universo es como una caja de resonancia. Todo lo que uno siembra eso cosecha. Es por ello, que queramos o no, somos los hijos de nuestras actitudes, palabras y obras no pudiendo escapar a las consecuencias de nuestras acciones. Recurrimos a mascaras porque a veces se nos olvida mostrar el corazón a los seres que decimos amar, olvidamos que la vida no es eterna y que en algún momento no aceptamoes esta verdad dejaremos también de existir para los demás convirtiendonos en extraños metidos en nuestro mundo y sin poder salir de el.
Solo hay un camino para lograr deshacernos de esa mascara "CAMBIAR", utilizando esa magía que hay en nuestro interior, no debemos resistirnos al cambio, todo cambia en todo momento. Todo se abre o se cierra, se expande o se encoge.
La apariencia engaña; la opinión de los demás distorsiona la realidad. Es lo que realmente somos, en la intimidad más profunda de nuestro yo. Lo que sentimos dentro de nosostros puede equivocar nuestra querencia, porque ese sentimiento pasa por nuestra emotividad, puede cambiarse en orgullo, adornarse con nuestra prepotencia y vanidad quedando totalmente distorcionada. Los cambios no ocurren de un día para otro por lo tanto no debemos desesperarnos si se nos hace largo y doloroso el camino para destrir la mascara a la que nos atamos. Un gran error de nuestra existencia es que nos olvidamos de escuchar a los que estan a nuestro alrededor. Tenemos dos oidos y una sola boca. La naturaleza nos muestra que estamos hechos más para escuchar que para hablar.
Para liberarnos de la mascara debemos tomar el camino correcto dejando atrás la deshonestidad, la avaricia, el odio, los celos, el miedo y la ignorancia.
El camino es deficil pero hay que andarlo con valentia. No debemos olvidar también que necesitamos hasta de las cosas más pequeñas para hallar el coraje y enfrentarnos a los abstacúlos del camino.
Debemos aprender a aceptar lo que nos sucede siempre enfocando nuestra mente en el lado bueno de cualquier situación en lugar de centrarnos tan sólo en lo que parece malo...